Clases‎ > ‎Yoga‎ > ‎

Yoga para niños

LO QUE APORTA EL YOGA A LOS NIÑOS
La integración del Yoga en la vida escolar intenta:
  • Centrar al niño en su potencial energético con el fin de lograr un desarrollo armónico y generar un mejor ambiente para trabajar en clase.
  • Eliminar toxinas y desbloquear zonas donde usualmente la energía se estanca y traba la normal y fluida circulación por todo el cuerpo.
  • Disminuir la ansiedad con ejercicios respiratorios.
  • Relajar la mente y el cuerpo para, en un estado de mayor concentración, aprender mejor.
  • Favorecer la atención, la memoria y la incorporación de nuevos conocimientos.
  • Desarrollar armónicamente los músculos y adquirir mayor destreza.
  • Flexibilizar las articulaciones.
  • Adquierir una mejor postura (reduciendo las molestias en la pubertad).
  • Mejorar la circulación sanguínea y los hábitos respiratorios.
  • Mejora la autoestima, se eleva el nivel de concentración, atención, memoria e imaginación.
  • Disminuir la agresividad, evita el estrés temprano, la respiración deficiente y alteraciones de la conducta.
  • Dar flexibilidad en la columna vertebral y fuerza en piernas y brazos.  

Después de las primeras sesiones hay un aumento de la concentración y relajación, calmándose incluso los más inquietos. Los niños van conociendo, poco a poco, su cuerpo y los más tímidos se integran y participan.

A nivel físico: El yoga infantil aumenta la flexibilidad y mejora la coordinación de movimientos. Mejora la capacidad respiratoria y ayuda a tomar conciencia corporal, algo que resulta bastante inusual en los niños. También mejora el equilibrio por lo que resulta de gran utilidad a niños con problemas de agilidad o de bajo tono muscular.

A nivel intelectual: Potencia la atención y la memoria. Ayuda a relajarse, algo especialmente útil para niños superdotados. Por otro lado, el yoga infantil aumenta la estimulación y motivación. El yoga también contribuye a desterrar los miedos nocturnos y a combatir el insomnio infantil. Mediante su práctica, el niño adquiere conocimientos que le van a servir a lo largo de toda su vida, desde aprender a respirar bien hasta encontrar el equilibrio mental necesario para poder resolver todo tipo de situaciones conflictivas. En el caso de los niños tímidos o con problemas de autoestima, las posturas indicadas son las invertidas y las de equilibrio, porque aportan al practicante dominio del cuerpo y seguridad en sí mismo.

A nivel escolar: En casos de fracaso escolar, se ha comprobado que el yoga mejora el rendimiento del niño en el colegio, ya que ayuda a controlar el nerviosismo, reduce la agresividad y aumenta la concentración.

Ayuda también a disminuir la agresividad, evita el estrés temprano, la respiración deficiente y alteraciones de la conducta. Otros beneficios que se logran son una notable flexibilidad en la columna vertebral y fuerza en piernas y brazos. También aprenden a respirar correctamente por la nariz. 

 
 
 
 
Comments