Clases‎ > ‎Yoga‎ > ‎

¿Por que practicar yoga?

YOGA y sus beneficios
La palabra Yoga significa “unión”. Primero unión con uno mismo, la integración de todas las capas y estratos que componen la estructura personal y, después, la unión consciente del individuo con el universo que le rodea. Realizar una sesión de Yoga es abrir un paréntesis dentro de la ajetreada vida cotidiana para tener la oportunidad de reconectar con nuestro cuerpo, mente y espíritu a través de las posturas (asanas), los ejercicios respiratorios (pranayama), la relajación consciente (shavasana), lo que nos llevan a la concentración (dharana) y, finalmente, la meditación (dhyana). El Yoga es el arte del equilibrio personal y la armonía espiritual siendo, a la vez, un instrumento idóneo para cuidar el cuerpo y aquietar la mente obteniendo la posibilidad de obtener un estado de paz interior y un profundo conocimiento sobre si mismo. El Yoga puede ayudarle a transformar su forma de vida proporcionándole un mejor funcionamiento de la mente y el cuerpo. Cualquier persona, sin límite de edad, puede practicar yoga. Las posturas (asanas) del Yoga pueden adaptarse para las personas con restricciones de movilidad o necesidades especiales.

Asanas                                      
Durante la práctica de las asanas o posturas es posible establecer un diálogo íntimo y silencioso con el cuerpo permitiéndonos explorar y aceptar nuestra realidad física. A través de las asanas es posible comprender cómo funciona nuestro cuerpo y cuales son los estímulos que necesita para equilibrarse y armonizarse, ofreciéndole la oportunidad del estiramiento, la flexibilidad, la comprensión, la expansión, la movilidad... etc. ofreciéndole al cuerpo la posibilidad de expresarse.. Las posturas proporcionan equilibrio entre la energía vital y la mental generando salud tanto física como psíquica. Consisten en una actividad que se realiza de forma suave y consciente.

Pranayama.
La práctica del Yoga incluye la respiración. Respirar es el primer acto que el ser humano realiza en el mundo, y será el último. La respiración ocurre siempre siendo el soporte energético de todas las demás funciones corporales. Según sea nuestra forma de respirar así va a ser nuestra forma de vida. Una respiración agitada y superficial se asocia a un estado mental-emocional alterado. Mientras que una respiración lenta y equilibrada proporciona relajación física, estabilidad emocional y serenidad mental. La respiración y la mente están profundamente interconectadas afectando una a la otra. Cuando la actividad mental se altera, de forma inmediata se producen cambios en el proceso respiratorio. Y viceversa, cuando se producen cambios en el proceso respiratorio aparecen cambios en el estado psico-emocional.

Pautas para una respiración adecuada:
•Inspirar y expirar siempre por la nariz de forma rítmica, lenta y profunda.
•Permitir que de forma natural se igualen inhalación y exhalación.
•Respetar el impulso natural de la respiración sin forzarla.

Beneficios:

Físicos. Aumenta la flexibilidad y el tono muscular, por lo que muchas dolencias irán desapareciendo al mismo tiempo que mejora la coordinación de movimientos, el equilibrio y la agilidad. Aumenta la capacidad pulmonar lo que ayuda a mejorar la respiración, reduciendo la fatiga y aumentando la energía corporal.

Mentales. Potencia la atención, la memoria y la concentración y como resultado nuestro rendimiento en cualquier actividad sin fatigarnos tanto intelectualmente.

Emocionales. Evita el estrés y ayuda a relajarse. Al aumentar el dominio del cuerpo aumenta la seguridad en uno mismo, la estimulación y la motivación, esto se traduce en un mayor grado de satisfacción y bienestar.
Comments