Clases‎ > ‎Pilates‎ > ‎

Pilates y embarazo

La técnica Pilates es una forma de entrenamiento, combinando la fuerza de la mente con el cuerpo, para lograr equilibrio y realizar ejercicios físicos, con técnicas de respiración, mejorando la postura, los dolores de la espalda, cuello y músculos en general.

Resulta importante recordar que, para que la práctica de este método sea válida y efectiva es indispensable que se realice bajo la supervisión de un profesional cualificado en esta técnica ya que esta es la única forma de garantizar que los ejercicios se realicen de modo correcto evitando lesiones innecesarias y de obtener resultados óptimos.

Pilates Antes del Embarazo

La programación de un embarazo, requiere del cuidado del cuerpo antes de concebir un ser humano, previniendo posibles enfermedades y dolores durante el periodo de gestación, disminuyendo el riesgo para la madre  y el feto.

Realizar Pilates previamente al embarazo, ayuda a preparar el cuerpo para albergar vida dentro de él, ya que favorece la flexibilidad y  relaja los músculos. Las técnicas de relajación y respiración que se utilizan en Pilates, oxigenan las células del cerebro, previniendo dolores; éstas técnicas de respiración, se pueden utilizar incluso cuando la mujer está en labor de parto, cómo una medida natural y de gran ayuda para disminuir el dolor y mantener la calma.

Cuando se practica pilates, se logra solucionar las molestias que aparecen durante el embarazo tal cómo dolor en la espalda y en la pelvis, inestabilidad en tobillos y rodillas, debido al peso y lesiones en tejidos blandos en general.

Pilates para embarazadas

El embarazo es un estado en el que la mujer sufre multitud de cambios. Estos afectan a numerosas estructuras tanto fí­sicas como psicológicas. 

Realizar ejercicio y mantener el cuerpo activo son otros de los consejos a tener en cuenta durante el proceso de gestación. Practicar Pilates o Yoga puede ser muy útil ya que, además de fortalecer la musculatura abdominal y pélvica, aportan técnicas de respiración y relajación.

La fisioterapia  y el método pilates pueden ayudar no solo a paliar las molestias que derivan de estos cambios, sino también a preparar el cuerpo para el parto.

1. El pilates realiza ejercicios que para ayudar al alineamiento postural y al equilibrio corporal. Además mejoran la fuerza y la movilidad.

2. El suelo pélvico se fortalece para los cambios corporales propios del proceso de gestación. Cambios corporales marcados por un evidente aumento de peso.

3. A través de la práctica del pilates el cuerpo se prepara para el periodo de parto y de lactancia. Se fortalece la musculatura necesaria para  no hacernos daño a la hora de dar el pecho al bebé. Las madres primerizas tienen muchas dudas en relación con la postura adecuada.

4. Te permite mantenerte en buena forma durante el embarazo y también, en la etapa del posparto. Gracias al pilates podrás estar activa y sentirte bien no sólo a nivel físico sino también, mental. Reduce los riesgos de depresión postparto.

5. El pilates es una buena fórmula de relajación. Y recuerda que en el embarazo es indispensable estar relajada y calmada porque el estrés también, lo nota el bebé.

6. Contactas mejor con tu propio cuerpo, te sientes mejor contigo misma, te conoces más. Tu autoestima mejora.

Pilates después del Embarazo

Después del parto, el cuerpo inicia un proceso de recuperación natural, los órganos, huesos y músculos se acomodan, permitiendo a la mujer reintegrarse a sus actividades diarias, sin inconvenientes.

Ayudar a esa recuperación, es posible con ejercicios como el Pilates, pero antes es necesario tener en cuenta cuándo empezar:

  • A partir de la primera semana del parto, se puede comenzar a realizar ejercicios para el fortalecimiento de la pelvis y el abdomen, teniendo presente, la imposibilidad de hacerlo si existen heridas o se ha realizado una cesárea.
  • Para realizar las técnicas y ejercicios de pilates, debemos dejar transcurrir al menos dos meses mientras que nuestros tejidos vuelven a su estado habitual.
  • Es recomendable la realización de una evaluación del estado de tu suelo pélvico antes de realizar pilates, estar seguros de que todos tus músculos funcionan correctamente es imprescindible para cuidar tu salud.
  • Podemos dar inicio al ejercicio aeróbico después de 6 meses del parto.

Aunque los beneficios del Pilates son indiscutibles, siempre será necesario pedir especificaciones al fisioterapeuta y profesionales de la disciplina antes de comenzar una rutina de ejercicios para la recuperación del cuerpo.















Image Courtesy of patrisyu at FreeDigitalPhotos.net














Image courtesy of photostock at FreeDigitalPhotos.net
Comments